Seleccionar página

En el fútbol entonces hay que trabajar psicológicamente con una serie de técnicas para desarrollar en cada futbolista las siguientes cualidades:

Pensamiento Táctico: para desarrollar o acrecentar la habilidad del deportista para anticiparse a situaciones del juego que se van dando durante su ejecución deportiva.

Empatía y coordinación de grupo: son las habilidades de los deportistas para formar un grupo cohesionado, cooperativo y con una atmósfera grupal de armonía y confort para todos.

Control emocional: para mantener sus reacciones emocionales en equilibrio, especialmente en situaciones adversas, o de presión o de desventaja que le producen estrés o angustia.

EN CUANTO AL GRUPO

Un ejemplo del trabajo psicológico deportivo que se puede realizar con los futbolistas en los deportes de pelota- conjunto:
Pensamiento táctico:

Objetivo.- Decidir las jugadas tácticas ofensivas y defensivas más convenientes para el éxito deportivo. El programa de intervención consistirá en detectar primero que se conozcan las técnicas básicas y se dominen. Después detectar y conocer cuales son las jugadas tácticas que desarrollará el entrenador y hacer el análisis de cada una de ellas y su aplicación óptima.

Empatía grupal:

Objetivo.– Detectar a los atletas con más apego del grupo y a los menos incorporados por el grupo. Generar dinámicas de grupo y actividades que favorezcan el trabajo y el conocimiento de las ventajas de trabajar en equipo con una meta en común.

Control emocional:

Objetivo.- Detectar en los atletas sus respuestas ante las presiones externas o internas y que estas respuestas sean de autocontrol para manejar adecuadamente la situación. Establecer dinámicas que enseñen a los atletas a trabajar bajo presión y enseñarles a detectar situaciones que generen presión interna entre el grupo y hacia sí mismos.